Arreglando el mundo

Los “expertos” y su (falta de) transparencia

Introducción

user

Leo Soto


Los “expertos” y su (falta de) transparencia

Publicado por Leo Soto el .
Featured

Los “expertos” y su (falta de) transparencia

Publicado por Leo Soto el .

[Título alternativo agringado: Show me the model!]

Ya llevan más de una semana al aire mis análisis y cálculos sobre un trocito pequeño de la reforma tributaria, el que terminó siendo más popular de lo que imaginé, con miles de visitas en un blog que con suerte leen mis amigos y conocidos del mundo real y las redes sociales.

Creo que esos artículos fueron populares porque faltan análsis concretos y transparentes. Mi artículo no es material para publicar un paper, pero argumenta a partir de un escenario y súpuestos super claros y transparentados en una planilla de cálculo pública. Lo que no debiera ser nada del otro mundo.

Pero lo típico es ver análisis en los diarios o columnas incluyen un par de números y un par de relaciones causales y se van directo a vender las conclusiones. Por ejemplo (y tomando argumentos de ”ambos bandos”) acá y acá y acá y acá y acá y acá y acá y acá y acá y acá y así, es cosa que busquen en Google y todos son artículos que conectan un par de frases y relaciones causales con dos o tres números (bonus points si son porcentajes) y ¡paf! una conclusión. Candidato al título en esta categoría es un video que promete explicar y no dice mucho.

Lo mismo aplica para el ministro Arenas y el gobierno, que también saca del sombrero sus conclusiones y no explica nada. Por último todos los otros están ocupando su propio tiempo en salir con sus explicaciones poco convincentes. Pero el gobierno tiene una responsabilidad con todos. Y supongo la dignidad del ministro no le permite molestarse en producir al menos esos 2 o 3 numeritos que ponen los otros.

Pero da igual, si a final esos dos o tres numeritos por conclusión sirven para dar aire de credibilidad al análisis no más (Yo de verdad espero que cuando la ASECH saque datos a la luz sean cálculos concretos y transparentes y no otra versión más de 2 o 3 numeritos junto a un argumento plausible pero vago). Por que como no transparentan nada y como estos “expertos” no logran ponerse de acuerdo, cuando leo “según cálculos de...” “según nuestro modelo...”, “según nuestro estudio...” para mí es lo mismo a que digan “según nuestra bolita de cristal...”, “según nuestra lectura de las energías del oráculo...”, “según las líneas de la vida de la mano del ministro...“, etc.

El efecto en el debate

Luego en la práctica el “debate” de nosotros — los que tratamos de formarnos una opinión en base a escuchar a los “expertos” — se reduce a las bolitas de quien le crees (a las bolitas de cristal me refiero). Y se produce este efecto de barras bravas donde lo que leo en Facebook y en Twitter es súper parecido a cuando juega Colo Colo con la U y discuten sobre el árbitro. Nadie convence a nadie. Ni siquiera nadie conversa con nadie, porque como no hay cosas concretas a rebatir, terminamos recitando como loros la predicción de nuestro oráculo.

En el fondo, detrás de todos esos debates en apariencia con argumentos (”El FUT es el capital de trabajo de las PYMES por que tienen plata guardada allí”, ”El FUT es donde eluden todos los millonarios porque conozco a uno que se compró una camioneta”) se reducen a un sólo diálogo, que no es lo que uno escucha pero es lo que realmente está pasando:

— “El oráculo al que yo le creo tiene razón”

— “No, no, el mío tiene razón”

— “Tas loco, no consideraste esto y esto otro que dijo mi oráculo”

— “Ah, pero con esta si que te gano el debate: Mi oráculo dice que tu oráculo está equivocado”

— “Tú serás el equivocado. Y tu gobierno/sector/intereses“

— “¡Botellita de jerez!“

Y claro, ambas partes se irán después a tomar un café o una cerveza con los que opinan igual que ellos (por la única razón que le creyeron al mismo oráculo). Y seguimos creando burbujas donde quedamos atrapados en pura gente como uno.

Lo que los “expertos” nos deben

Estamos en una era donde nadie puede alegar que no pudo publicar detalles porque “el espacio en los diarios es muy chico” o “me dieron 10 minutos en la tele no más”. Hoy cualquiera puede publicar sus análisis en su rincón en internet y referenciarlos en sus conclusiones.

Es más: Con cosas como las planillas de cálculo uno puede dejar evidencia de cada uno de los pasos de un modelo, sin necesidad de tediosamente explicarlos en las conclusiones. Pero la existencia de ese respaldo da espacio a que otros puedan validar mis suposiciones, mejorar el modelo y a generar sus propias conclusiones también.

A los expertos les digo que en Google Drive pueden crear o subir planillas con sus modelitos y gráficos para que podamos evaluar su pega de manera independiente y no tener que simplemente creerles como si fueran un oráculo.

Y no solo pueden. Debieran. Miren el caso de eminentes economistas de nivel mundial que han publicado modelos y conclusiones famosas. Pero con erores serios descubiertos por estudiantes, años después. El error fue meter mal una fórmula en su planilla, por cierto. (Que lo haya descubierto un estudiante en lugar de los pares economistas muestra que entre expertos terminan armando una cámara de eco en que unos a otros también se creen sin cuestionar las bases ni los supuestos lo suficiente, pues la planilla con el error no fue solicitada y no estuvo disponible públicamente por mucho tiempo hasta que el estudiante motivado la pidió)

¿Se creerán nuestros “expertos” locales menos falibles que esos otros economistas, y por eso no se dignan a abir sus modelos, sus supuestos, su evidencia? Si es así, tienen un problema de arrogancia.

¿O será que les gusta más ser oráculos que dicen algo y que la gente los siga por su pura reputación? Si es así, tienen un problema aún más peligroso que la arrogancia. Porque aquí ya nos salimos del debate ideas y pasamos al campo de la propaganda, de juntar ovejas que les crean y vayan para donde les digan.

Y no hay nada de malo de jugar al juego de la propaganda, ¡pero no lo hagan disfrazados de “expertos” tratando de generar “debate”! (pero claro, cuesta más juntar ovejas si uno es transparente y dice eso, así que el disfraz de experto puede ser útil)

¿Y que puede hacer uno?

No, mi punto no es que cada uno de nosotros revise cada detalle y cada suposición antes de creer cada argumento. No tenemos suficiente tiempo. Pero exijamos que igual se publiquen y pongamos atención cuando alguien rebata algo en base a esos supuestos y a ese modelo.

La transparencia hace bien aunque uno personalmente no haga uso de ella. Es bueno que estén publicados los salarios de cada persona que trabaja para el estado, aunque yo no los haya revisado jamás: ¡Lo más probable es que alguien lo haga y pille cosas raras! No es seguro, pero tarde o temprano los que quieran “pasar piola” serán pillados.

Exijamos entonces que los “expertos” (todos, sin excepción, estemos o no de acuerdo con ellos) sean transparentes. Debates sobre cambios al futuro de todos los chilenos se merecen eso, como mínimo


Update 26 de Abril: Otra razón esgrimida para no mostrar los modelos y supuestos es que es información propietaria usada con fines de consultoría. O sea, creada por alguien dedicado a ser oráculo profesional. En tal caso pueden predecir lo que quieran, pero no se les puede tomar como fuente de información para el debate. Pues los argumentos de dichos oráculos se reducirán a “tengo razón porque mi modelo que no les puedo mostrar dice que tengo razón” y “créanme por que antes también le he achuntado“. El debate público merece mejores argumentos.

user

Leo Soto