Arreglando el mundo

Ética Básica: Un Dibujito para Empresarios y Políticos

Introducción

user

Leo Soto


Ética Básica: Un Dibujito para Empresarios y Políticos

Publicado por Leo Soto el .
Featured

Ética Básica: Un Dibujito para Empresarios y Políticos

Publicado por Leo Soto el .

Fíjense qué tienen en común las siguientes declaraciones de diversos actores políticos y empresariales en los últimos meses:

“Nosotros somos respetuosos de los tribunales y obviamente que no vamos a tomar ninguna decisión mientras no haya una conclusión de la justicia, no corresponde.”

— Ernesto Silva, Enero 2015

.

“[En el caso Caval] Lo que ha ocurrido no es porque haya habido ilegalidad según lo ha expresado el mismo fiscal de la Región de O’Higgins, sino por la imprudencia de uno de los actores de la empresa”

— Juan Pablo Letelier, Febrero 2015

.

“[El caso Caval] no tiene ningún ribete de ilicitud”

— Ministro Juan Antonio Gómez, Febrero 2015

.

“[Pablo Wagner] está formalizado, va a tener que enfrentar un juicio y es la justicia, los Tribunales de Justicia, los que determinan quién es culpable y quién es inocente”

— Ex Presidente Sebastián Piñera, Marzo 2015

.

Pero la mejor de todas, y que de alguna forma recoge el espíritu de las anteriores, es cortesía de la CPC:

“Todas las actuaciones apartadas de la ley y la ética no solo merecen nuestra desaprobación, sino que no las vamos a amparar [...]. A la empresa o persona socia del gremio que sea imputada, se le va a congelar o suspender su membresía mientras dure la investigación. En caso de ser condenada por la justicia, esa empresa o persona será expulsada”

— Confederación de la Producción y el Comercio, Marzo 2015

.

El broche de oro es que Andrés Santa Cruz (presidente de la CPC) nos explica que “ésta es la propuesta que todos los presidentes harán en sus respectivos gremios, con el propósito de incorporarla en sus códigos de ética”.

¡Códigos de ética! En realidad no están entendiendo nada de ética.

Ninguno de los aludidos está entendiendo (¿o no le conviene entender?) nada de ética: miembros del congreso, presidentes de partido, ministros de gobierno, gremio de empresarios y hasta jefes de estado. Porque convengamos que como la actual presidenta no ha hecho una declaración más específica que sus ministros, uno puede entender que está de acuerdo con la voz oficial de sus ministros de gobierno.

Acá hay un dibujito para todos ellos. Lo hice a la rápida, puede contener algún error o ser discutible en algunos elementos, pero creo que refleja claramente mi punto: ¡hay un montón de cosas legales que no son éticas!

Ética vs Legalidad

En las citas del comienzo de mi post nos están vendiendo que una super genial línea ética será condenar todo lo ilegal. Esa ética vale tan hongo casi que no merece ser un concepto aparte. Si la ética de partidos, gobiernos y empresarios será sancionar a los que violen la ley, entonces cierren todos los comités de ética por fuera. ¡No son necesarios! Bastaría un párrafo en el reglamento y ya. Y que los jueces hagan la pega.

Lo que es peor, si nosotros nos compramos esa definición, significa que para cada cosa que consideremos éticamente reprochable habrá que crear una ley. Terminaremos llenos de leyes. Leyes que por supuesto son letra muerta sin algo que las fiscalice (ver caso de lucro en universidades, o gastos electorales, porque ojo: el caso Penta saltó de casualidad por culpa de un delito tributario).

Y si la pega de fiscalizar es sólo del poder judicial y uno que otro ente supervisor, entonces rara vez caerán algunos infractores, que harán de chivos expiatorios. Mientras el resto se jura legal y ético simplemente porque no lo han condenado a nada. ¿Es ese el Chile en que queremos vivir?

Yo digo que debemos exigir mucho más. A todos y en todas partes. A los políticos y empresarios. En las empresas, universidades u otras organizaciones en que gastemos buena parte de nuestro tiempo, dejemos claro que la ética es algo diferente de lo simplemente legal. Que no basta con “no es ilegal” para que haya luz verde para hacer algo.

Dejemos de delegar nuestra consciencia exclusivamente en los jueces y abogados. Somos perfectamente capaces de usarla. ¿Y nuestros políticos y empresarios no serán capaces también?

user

Leo Soto