Arreglando el mundo

El software libre, el estado y los “pequeños desarrolladores”

Introducción

user

Leo Soto


El software libre, el estado y los “pequeños desarrolladores”

Publicado por Leo Soto el .
Featured

El software libre, el estado y los “pequeños desarrolladores”

Publicado por Leo Soto el .

Contexto: El diputado Mirosevic impulsó y consiguió aprobar una ley para que el estado prefiriera software libre. Al día siguiente fueron introducidas indicaciones del diputado Farcas que consiguieron anularla. Y algunos “honorables” que un día votaron a favor del proyecto de Mirosevic, al otro día cambiaron de opinión y votaron a favor del de Farcas.

Lo curioso de todo esto es que Farcas explica su proyecto de “neutralidad tecnológica” basado en que, según él, resguardaría los derechos de los pequeños programadores. A continuación paso a explicar cómo esto no tiene sentido:

  • En la consultoría a medida que hacen muchas empresas de desarrollo pequeñas, la propiedad del código suele ser del cliente. No hay un producto que proteger con licencias ni código que mantener cerrado.

  • En el caso de productos: El software de fuente abierta (término que prefiero por sobre “software libre”) evita el “amarre“ a un proveedor. En el software cerrado, una vez que yo les vendo mi producto ustedes no pueden solicitar mejoras a éste si no es conmigo, por lo que yo puedo cobrarles lo que se me antoje (calculando bien para que sea un poco menos de lo que les costaría cambiarse a otra solución). ¿Serán los “programadores pequeños“ los que amarran al estado con productos de código fuente cerrado?

  • Por el lado de la innovación, más de alguien dirá que hay que proteger el código, pues estos programadores pequeños pueden ser una start-up en crecimiento. ¿Saben qué? La innovación en muchos mercados tecnológicos está siendo liderada por empresas basadas en código abierto. Ejemplo: En bases de datos, toda la innovación, todos los posibles Oracle del futuro que han surgido en la última década (y tal vez mas allá) están basados en código fuente abierto.

Yo no soy fanático del software libre. Muchas veces una opción de código cerrado será mejor que una de código abierto. Un gran error es fijar la discusión en el costo de las licencias. No va por ahí la cosa.

Pero en el caso del estado, al menos tiene sentido darle algunos “puntos extras” (no preferencia absoluta) al proveedor que ofrece código fuente abierto, porque permite una vía de escape al estado para no seguir amarrado a ese proveedor. Y no serían los programadores pequeños los afectados por esto...

user

Leo Soto