Arreglando el mundo

El desempleo y nuestra burbuja

Introducción

user

Leo Soto


El desempleo y nuestra burbuja

Publicado por Leo Soto el .
Featured

El desempleo y nuestra burbuja

Publicado por Leo Soto el .

featureimage

Mostrando una de las caras más dramáticas de la desigualdad, un estudio de la Universidad de Chile nos dice que [la tasa de desempleo del quintil mas pobre de Santiago es superior al 20%] (http://www.latercera.com/noticia/negocios/2013/09/655-541753-9-desempleo-del-quintil-mas-pobre-del-gran-santiago-mas-que-triplica-tasa-general.shtml). Y eso que se supone que estamos en situación de "pleno empleo".

Por favor deténganse un poco a pensar en lo que esto significa. Aún con nuestra economía andando en teoría a toda capacidad, en los hogares menos afortunados de nuestra capital estar desempleado no es tan raro.

O mírenlo desde otro ángulo: Si están en el quintil más afortunado, la tasa de desempleo de su grupo (1,8%) es más de 11 veces menor que la del quintil con menos ingresos (20,7%) y 3,5 veces menor que la de la verdadera clase media (6,3%).

Y acuérdense que muchos en ese quintil afortunado se juran "clase media".

Obviamente que es fácil decir que estamos a pleno empleo cuando la realidad con la que tenemos contacto día a día es la de una sociedad donde el desempleo es muuuuy raro (quinto quintil) o bastante raro (del segundo al cuarto quintil).

El peligro es conformarnos con hacerle caso a nuestra burbuja y declarar que estamos con una economía increíble, a "pleno empleo" y, como siempre, camino a ese mágico umbral del desarrollo.

Antes de alegar por que la bencina está cara, o porque nos suben un poco los impuestos, quizás sea mejor tomar conciencia de que las políticas públicas tienen que enfocarse en subir a todos al famoso carro del desarrollo. El desarrollo, si algún día lo logramos, lo tenemos que lograr todos juntos.


PD: Uno puede considerar que la causalidad funciona al revés, y que los desempleados tienden a agruparse en el primer quintil. Y tiene sentido. Pero si fuera así significa que estamos fallando en al menos una de estas dos cosas: (1) en que haya una mínima red de seguridad que permita que un par de meses sin empleo no signifique que una familia de segundo o tercer quintil caiga al primer quintil, y (2) en que el mercado del empleo sea suficientemente dinámico para que la gente encuentre trabajo rápidamente después de quedar cesante.

user

Leo Soto