Arreglando el mundo

De los Porfiados es el Futuro de la Innovacion

Introducción

user

Leo Soto


De los Porfiados es el Futuro de la Innovacion

Publicado por Leo Soto el .
Featured

De los Porfiados es el Futuro de la Innovacion

Publicado por Leo Soto el .

Parto enumerando algunos contrastes que seguro muchos ya conocen hace rato, y por lo mismo conviene recordarlos. No son solo parte del paisaje. Son claves para el punto de este artículo:

  • Lo normal es otros lados es graduar más técnicos que profesionales. En Chile se gradúan como 3 profesionales por cada técnico [1].

  • Normalmente los mentores de startups son veteranos exitosos de la actividad. En general menos mentores que emprendedores. En Chile pareciera que tenemos más mentores que emprendedores. Sospecho que es mas rentable y lucrativo ser mentor que emprender.

  • A propósito, En Chile veo más ruido en torno a la gestión de la innovación que en simplemente innovación a secas. Yo imagino que gestionar la innovación es una solución cuando ya tienes innovación y quieres hacerlo de la mejor forma, que seguro es el problema que resuelve “gestión de la innovación” en otros lados [2]. Pero llegamos y copiamos las recetas.

  • En San Francisco es raro ver una startup sin un cofundador técnico. En Chile lo raro es que se incluya a alguien técnicamente fuerte entre sus socios desde un comienzo.

  • En otros lados es apetecible la inversión en capital de riesgo para obtener mejores retornos. En Chile los especuladores inmobiliarios y traficantes de influencia son los que tienen retornos anormales.

Todos estos contrastes no son casualidad. Y ningún fondo o concurso de CORFO los va a arreglar de un plumazo [3].

Pero no sacamos nada quejándonos de ellos.

  • Las cosas cambian cuando hacemos cosas. En Chile somos campeones para quejarnos, echarle la culpa a “algo” y seguir sin hacer nada.

Para imaginarse un Chile en que desaparezcan los contrastes descritos al comienzo la clave son los porfiados que hagan nuevas cosas igual no más. Filo con que comprando y vendiendo terrenos se gane más plata. Filo con que el glamour de la innovación esté en cocteles en que se habla más de metodologías y recetas que de salir a la calle, trabajar duro, sacarse la cresta. Filo con que cueste un mundo conseguir plata y que esa plata sea poca comparada con otros mercados mas desarrollados.

Esos porfiados no son muchos, pero existen y están ahí, dando la pelea, haciendo cosas, con los pies en el barro y las manos en la masa. Admiro a esos porfiados y aspiro a convertirme en parte de su generación. Una generación que reivindique el hacer y crear cosas [4]. Solo así dejaremos de graduar tantas camionadas de ingenieros comerciales e industriales y civiles que ven sólo en la gestión (desde un puesto de gerencia) su objetivo profesional máximo. [5]

Otros se aburrieron de porfiar y se fueron a otro país. Conozco a varios en mi campo, ahora en EEUU o Alemania.Igual no es tan terrible. Tienen buenas chances de que les vaya fantástico afuera y luego ojalá les baje la añoranza y vuelvan como referentes para futuras generaciones que sueñen con dedicarse a hacer y crear cosas increíbles.

Entre porfiados y exitosos repatriados podemos inspirar a futuras generaciones y cambiarle la cara al país (probablemente mucho más de lo que una pila de políticas públicas de nuestros cuestionados políticos consiga) Pero no vamos a sacar nada tratando de convencer a los no tan porfiados de las actuales generaciones. Y eso explica el mayor obstáculo al emprender desde Chile: Emprendedores porfiados que no consiguen venderle a empresas manejadas por el statu-quo-no-porfiado. Junto a un mercado demasiado chico (y muchas veces oligopólico) que hace difícil tener una masa crítica en servicios directos al consumidor final.

Y por eso somos porfiados. Porque lo intentaremos igual no más [6].

Notas:

[1] Profesionales pobremente educados, mas encima.

[2] Imaginense lo ridículo que sería ver a alguien haciendo “gestión de personal” antes de contratar a nadie o apenas un par de tipos. O “gestión de proveedores” antes de tener siquiera proveedores.

[3] Y apostaría a que la reforma educacional tampoco, con ese horrible foco en la educación universitaria.

[4] Fíjense en la dinámica entre los fundadores de Google y Facebook con sus brazos derechos experimentados (Eric Smith, Sheryl Sandberg). La gestión aparece para acompañar y facilitar a la ejecución y a la innovación, no para “ser el que manda” ni menos para empezar el cuento por ahí.

[5] Nada contra los comerciales e industriales. Como mencionaba en la nota anterior, la gestión y la ejecución van de la mano. Y conozco gestores increíbles que no le hacen asco a la ejecución tampoco. Menospreciar a la gestión es tan mala idea como menospreciar la ejecución. Pero el problema ahora mismo es que menospreciamos la ejecución.

[6] Y tampoco es que seamos taaaan valientes. Si llega el punto en que nos aburrimos de pelear tanto contra la corriente, ya sabemos que no es difícil irse a otro país a intentar de nuevo.

user

Leo Soto